Scroll to top
^88/ Smart Business for Massive Impact
Share

El liderazgo de las mujeres frente a la crisis global


atomic88 - septiembre 16, 2020 - 0 comments

La crisis provocada por el COVID-19 ha evidenciado la forma que tienen los gobiernos de responder a la adversidad. Si bien esta pandemia nos ha sorprendido a todos, los números de infecciones y muertes revelan que algunos países han encontrado mejores formas de contener el virus y salvar vidas. Según el Center for Economic Policy Research y el Foro Económico Mundial, los países con mujeres al mando lo han hecho significativamente mejor.

Para hacer este análisis estudiaron 194 países, de los cuales solo 19 son liderados por mujeres. El estudio seleccionó un país “vecino cercano” con características similares en extensión, número de habitantes, producto interno bruto (PIB) y población mayor de 65 años para hacer una comparación más adecuada.

Por poner algunos ejemplos: Alemania, liderado por Angela Merkel, se comparó con el Reino Unido. Nueva Zelanda, liderado por Jasinda Ardern, con Irlanda. Y Finlandia, liderado por Sanna Marin, fue comparado con Suecia. Los resultados en todos los casos hicieron evidente que los países liderados por mujeres habían reportado considerablemente menos infecciones y muertes. Pero, ¿a qué se debe esta abismal diferencia?  

Diversidad e inclusión 

Que un país haya elegido a una mujer como su representante es ya un indicador de una sociedad inclusiva que valora la diversidad en la toma de decisiones. Esto es importante ya que el éxito de un gobierno no depende simplemente de las decisiones de la persona al mando. Debe haber una estructura institucional que la respalde y sea capaz de ejecutar estas decisiones.

En la respuesta ante el COVID-19, la diversidad de perspectivas ha jugado un papel interesante. Por ejemplo, Angela Merkel analizó distintos modelos epidemiológicos e investigó mejores prácticas de otros países (como Corea del Sur) para decidir el modelo que usaría Alemania. Mientras que los países liderados por hombres usaron sus modelos tradicionales. El resultado es que Alemania es el país de Europa Occidental con menos muertes e infecciones. 

Sin embargo, como indica la nota del New York Times, este tipo de iniciativas motivadas por género se ven obstaculizadas si no hay un sistema político que las respalde. El New York Times comparte este ejemplo: Ruth Carlitz, de la Universidad de Tulane, estudió la respuesta de los gobernadores de los estados en Estados Unidos y observó que no hubo diferencia en el momento que se decretó el confinamiento entre los estados gobernados por hombres o mujeres, siendo esto una decisión política.

Aversión al riesgo o proteger la vida

Según la nota del diario The Guardian, Nueva Zelanda, Alemania, Finlandia y Taiwán, todos liderados por mujeres, reaccionaron rápidamente y de manera decidida al decretar el confinamiento para proteger la vida de sus ciudadanos, a pesar de las implicaciones económicas que esta decisión podría tener a largo plazo. Mientras que algunos juzgan esta decisión como cauta y adversa al riesgo, otros consideran lo contrario: que fue arriesgado apostar por la vida de las personas, antes que por la economía.  

La comunicación y el manejo de la información respecto al COVID-19 es otro de los terrenos en los que podemos ver grandes diferencias entre el estilo femenino y el tradicionalmente patriarcal. Mientras que presidentes como Donald Trump constantemente disminuyeron la importancia y peligrosidad del virus, incluso hasta decir que lo había “derrotado”, otras jefas de estado como Angela Merkel o Jasinda Ardern tomaron una aproximación frontal y al mismo tiempo compasiva y empática. 

En uno de los primeros comunicados oficiales de Angela Merkel, ella planteó un escenario realista y algo atemorizante diciendo que el 70% de los ciudadanos eventualmente contraería el virus por lo que seguir las medidas sanitarias era vital.

Por su parte, Jasinda Ardern se dirigió a la población con un video que grabó desde su casa, vistiendo de forma casual, después de poner a su bebé en la cama. En su mensaje se disculpaba por si la noticia había sido alarmante para algunos. Al mismo tiempo que se mostraba sensible a los temores de la población, dejó claro que la única posibilidad de salvar vidas en esta crisis era siendo pacientes y actuando de manera solidaria. 

Retos globales requieren nuevo estilo de liderazgo

Medidas que hasta el momento han demostrado ser eficientes como decretar un confinamiento rápido, someter a un análisis riguroso los distintos modelos epidemiológicos y no minimizar los peligros de la pandemia con una comunicación frontal pero empática, son evidencia de que los retos actuales requieren un estilo de liderazgo distinto al que conocemos.

La Revista Fortune, en su nota “Por qué las mujeres líderes están haciendo mucho mejor trabajo contra el COVID-19 que los presidentes de “tiempos de guerra”, hace un interesante recorrido histórico por distintos Presidentes de Estados Unidos cuyo discurso bélico y de actitud combativa fue decisivo para ganarse el cariño y la popularidad de la población en el siglo pasado. Sin embargo, resaltan que ante crisis como la pandemia o el cambio climático, hablar de guerras y enemigos invisibles no está dando resultados.

El carisma de este tipo de líderes promueve valores machistas que dividen a la sociedad entre amigos y enemigos y sostienen su poder a partir de la fuerza. Por otro lado, el carisma de las mujeres líderes promueve la inclusión y es compasivo y empático con la ciudadanía, esto como una respuesta más adecuada ante la necesidad de colaborar con otros países y distintas perspectivas para encontrar soluciones globales. 

En este tenor, la ONU lanzó la iniciativa “Rise for all” en el que mujeres líderes de todo el mundo invitan a tomar acciones solidarias para enfrentar la crisis provocada por el COVID-19. En sus mensajes sensibilizan a la población respecto a la importancia de salvar vidas y proteger a los más vulnerables de esta crisis.

Entre las decenas de entrevistas que podemos ver, encontramos a Melinda Gates, Michelle Bachelet, Patricia Espinoza o Andra Day, entre muchas otras, llamando a incluir a las mujeres en la toma de decisiones, proteger y promover especialmente a mujeres y niñas y sobre todo, a actuar de manera coordinada y colaborativa. 

Es interesante que ante esta coyuntura las mujeres sean, por un lado, las más vulnerables, y por otro, quienes están encontrando mejores soluciones a retos que la humanidad no había enfrentado jamás. Esta es una muestra de que cuando hay mujeres en puestos de toma de decisiones (en cualquier ámbito) ellas buscan que nadie se quede atrás. Ese es el nuevo estilo de liderazgo que históricamente las mujeres han forjado para abrirse espacio. Y no para llegar solas, sino para abrir oportunidades donde todos tengamos voz. 


#AtomicTalent #SmartIndustries #DataIntelligence #OpenInnovation

Related posts

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *